Como hemos discutido en repetidas ocasiones, la forma más efectiva de posicionar tu sitio web y tus canales digitales, es a través del contenido de calidad.

La calidad en los contenidos digitales pareciera un término muy etéreo y subjetivo. Por eso yo lo resumo así: tu contenido le sirve a tu audiencia, o no le sirve.

Y con servir, no necesariamente quiero decir que debas enfocarte en hacer tutoriales de tu sector. Me refiero a que evalúes si tus contenidos digitales tienen ese poder de hacer que la gente les presten atención en un océano de opciones y distracciones.

Y en este sentido, internet está lleno de contenido que no sirve. El experto en estrategia digital Luis Maram, menciona en uno de sus artículos que alrededor del 90% de las páginas que existen en internet, no reciben tráfico.

Y a medida que las estrategias de contenidos digitales van madurando, las empresas y marcas que le apuestan al contenido, están cambiando de un enfoque en la implementación, a un enfoque en la optimización.

La cultura digital de nuestra región (y me atrevería a decir que de toda América Latina) está siendo modificada por la agilidad que implica la comunicación a través de plataformas de mensajería.

Mucha de la comunicación que ocurría vía email está migrando a la comunicación vía WhatsApp, Facebook Messenger, e incluso al chat de Instagram.

Esto implica que ahora, los contenidos digitales tanto de tu sitio web como de tus redes sociales, tiene que compararse con esa expectativa que genera la experiencia de comunicarse prácticamente al instante.

Si tu empresa o las marcas para las que trabajas, están listas para mejorar su estrategia de contenidos, aquí te comparto algunas ideas para mantener al día tu enfoque.

 

4 consejos para mejorar tus contenidos digitales

 

1. Inicia con el beneficio

Como te imaginarás, hay una gran diferencia entre cómo se redacta el contenido para digital, comparado con el contenido para medios tradicionales.

En un spot para TV, la narrativa inicia lenta, como dando contexto, y gradualmente se va construyendo el conflicto y desenlace, y termina con la marca.

En un talk show reciente, los anfitriones hablaban de un programa de TV de los 80’s cuya intro duraba 3 minutos. ¿Te imaginas un video de Youtube o Facebook con una intro de 3 minutos? Impensable en este tiempo.

En cierto sentido, antes de internet, la curva del storytelling era más larga. Pero en digital, la gente difícilmente se quedará viendo un anuncio en Facebook de más de 30 segundos, a menos que realmente le interese.

Idealmente, los contenidos digitales deben empezar con el beneficio, o al menos una mención de él.

Por ejemplo, los videos de Tasty generalmente tienen una imagen de cover en donde puedes ver el resultado final. El beneficio que conseguirás.

 

2. Mezcla tu contenido

Cuando te planteas tu estrategia de contenidos digitales, tanto para tu blog como para tus redes sociales, debes considerar varios formatos:

  • Textos
  • Imagenes
  • Infografías
  • Videos
  • GIFs
  • Encuestas
  • Etc.

El video generalmente recibe más engagement que las imagenes. Y las imágenes tienden a generar más respuesta que las publicaciones que sólo incluyen texto.

Si algo saben los medios de comunicación es que la redacción de los titulares pueden generar más interacciones,

Pero también debes considerar que en la estrategia de contenidos no hay una fórmula mágica. Cada persona responde de forma diferente a determinados estímulos, es decir a determinados formatos.

Tengo la fortuna de ser administrador de las cuentas de redes sociales de varias empresas, y he notado cómo lo que funciona muy bien para una marca, puede no tener la misma respuesta para otra, incluso si pertenecen a sectores similares.

Por eso es importante mezclar el contenido entre todas sus posibilidades de formato, de tono y de intención.

Algunas personas responderán a descuentos, otras a mensajes emocionales, otras a videos orientados a la acción.

Esto aplica para todas tus comunicaciones de marketing. Implementa varias combinaciones de contenido variando lo más posible para llegar al mayor número de personas posible y maximizar tu impacto.

 

3. Inspírate en los influencers

Cuando estamos en la etapa de planeación de nuestra estrategia de contenidos digitales, o la planeación de la agenda mensual, usualmente revisamos lo que están haciendo otras empresas o marcas similares a la nuestra.

Pero una buena práctica es analizar la estrategia de los influencers y los líderes de opinión. ¿Qué tipo de contenido están compartiendo? ¿en qué formato? ¿a qué horas?

La razón por la que los influencers son referentes del contenido es porque ellos se han posicionado precisamente por encontrar el contenido que mejor les funciona, y comprometerse con una frecuencia de publicaciones.

Los videos de comida fueron revolucionados por influencers de comida, mejor conocidos como foodies, y no por las marcas de comida.

 

4. Bájate del pedestal corporativo

En otras palabras, diviértete con tu estrategia de contenidos y haz que la gente se divierta con lo que compartes.

El hecho de que tu empresa sea B2B no tiene por qué limitarla a una comunicación demasiado seria y formal.

Chris Ducker tiene una idea curiosa en este sentido: “En un mundo de empresas B2C y B2B, todas terminan siendo P2P”. Es decir, todas las empresas son “people to people”.

Las historias de Instagram (o de la plataforma que sea) tienen varias herramientas como Boomerangs, cámara lenta, etc. para que cuentes ese “behind the scenes” de tu empresa que puede traerte más interacciones que fotos de tus productos o servicios.

Si aplicas estos consejos, seguro podrás plantear estrategias de contenido más efectivas, y al mismo tiempo disfrutarás más los procesos de planeación, implementación y medición.

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados