Twitter pone a prueba el botón para editar tweets

Home | iLifebelt Times | Twitter pone a prueba el botón para editar tweets

Una de las opciones que han estado pidiendo por años los usuarios de Twitter es poder editar tweets, pero la red social parece que ha escuchado las súplicas de los internautas y ahora está probando de forma interna esta esperada herramienta.

Desde el pasado 1 de septiembre, esta red social inició oficialmente sus primeras pruebas con el botón de edición, por ahora solo disponible para los usuarios de la membresía Blue, la versión de pago de Twitter, es decir, tendrás que pagar para utilizarla.

Pero eso no es el único inconveniente, sino que además estará restringida para algunos países como Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda. En tanto, no hay novedades de cuándo llegará al resto de los usuarios.

¿Qué dice Twitter?

La plataforma explicó que Editar Tweet es una función que permite a las personas realizar cambios en su tweet después de que se efectuara alguna publicación.

“Piense en ello como un corto período de tiempo para hacer cosas como corregir errores tipográficos, agregar etiquetas perdidas y más. Para esta prueba, los Tweets podrán ser editados varias veces en los 30 minutos siguientes a su publicación”, explicó.

Además, la red social agregó que los Tweets editados “aparecerán con un icono, una marca de tiempo y una etiqueta para que quede claro para los lectores que el Tweet original ha sido modificado. Al tocar la etiqueta, los espectadores accederán al Historial de edición del Tweet, que incluye versiones anteriores del Tweet”.

¿Por qué el botón de editar puede ser una mala idea?

Actualmente, la única forma de corregir un mensaje en Twitter es eliminarlo y reescribirlo, pero Elon Musk, quien compró el 9.2% de Twitter y ahora forma parte del consejo, se ha mostrado en varias ocasiones a favor de la introducción de esta función.

Tal es el caso, que el mismo Musk lanzó una encuesta que revolucionó a los usuarios de la red. La pregunta era clara: “¿Quieres un botón de edición?”. Dos respuestas: “Sí” o “No”. Con casi 4.4 millones de votos, el “sí” arrasó con el 73.7 % de los votos, frente al 26.3 % restante que contestó que no.

 

La pregunta de Musk generó la reacción del actual CEO de la red, Parag Agrawal, que retuiteó la encuesta con este mensaje: “Las consecuencias de esta encuesta serán importantes. Por favor vote con cuidado”.

Por aparte, el profesor e investigador de Social Media de la Universitat Oberta de Catalunya, Ferran Lalueza, explicó que Twitter es una red social de uso impulsivo, y eso, lógicamente, no siempre va de la mano del rigor o de la calidad de los contenidos.

“La posibilidad de editar es una clara apuesta para mejorar la calidad de los contenidos, desde poder corregir un error ortográfico a poder rectificar una información, por el motivo que sea”, comentó el experto.

Lalueza, además, añadió que con esa función “pasaremos del todo o nada, a poder editar un tuit sin la necesidad de borrarlo. La edición nos permite matizar, detallar, verificar o incluso ampliar, si la extensión lo permite. Así que, en términos de calidad, debería ser una mejora”, afirmó.

El profesional alertó que la introducción de esa herramienta podría traer consecuencias peligrosas si no se limita.

“La primera de ellas tiene que ver con la trazabilidad. En un entorno en el que parece que se está imponiendo el blockchain (servicio de exploración), es decir, la trazabilidad e inviolabilidad de determinados contenidos para comprobar que no se han alterado, el botón de editar de Twitter sería un paso atrás en este sentido”, comentó.

Otro de los inconvenientes que detalla Lalueza está relacionado con la viralidad e inmediatez de los tuits. “Por ejemplo, si un usuario retuitea un mensaje y el autor cambia drásticamente su contenido, las conversaciones que se generen podrían dejar de tener sentido. En el momento que se decide editar un tuit, todas las interacciones que se han generado alrededor del mismo corren el riesgo de quedar desfasadas o desvirtuadas. Si se trata de una corrección ortográfica está claro que no, pero ¿y si el autor del post cambia el sentido del texto?”, apuntó.

En este sentido, el experto recuerda que “cualquier elemento que permite la edición puede dar lugar a manipulaciones, y esto puede tener consecuencias nefastas, ya que podríamos terminar difundiendo y apoyando un mensaje completamente opuesto a nuestro posicionamiento o intereses. En el peor de los casos, un usuario podría publicar un mensaje elogioso o sin ningún tipo de connotación negativa y, una vez viralizado, cambiar su contenido por algo ofensivo”, expresó.

Por último, Lalueza aseguró que una posible solución pasaría por una edición temporal, en la que los mensajes puedan modificarse, pero solo durante los diez minutos posteriores a la publicación, por decir una cifra. Esto permitiría arreglar pequeños fallos ortográficos, pero no cambiar totalmente el sentido del mensaje una vez viralizado.

Suscríbete a nuestro newsletter