Con el auge de los vídeojuegos digitales y de los juegos online, la mercadotecnia ha encontrado una nueva forma de hacer llegar un mensaje publicitario al consumidor, y esta estrategia suele utilizarse para la fidelización y construcción de marca centrada entorno al componente lúdico y de valor añadido de los videojuegos.

La palabra Advergaming deriva del inglés advertising y game. Se entiende como la práctica de utilizar vídeojuegos para anunciar una marca, producto, organización o idea. Los vídeojuegos, debido a su alto grado de  interactividad con el usuario, permiten una exposición continua ante la marca publicitada; lo que repercute en mejora de la imagen y/o posicionamiento de la marca, o bien, generar más ventas, dependiendo de cual sea el caso.

El gran peso económico de la industria del vídejuego y sus millones de consumidores, ha despertado suficientemente el interés de los anunciantes; ya que es capaz de producir la misma o mayor repercusión mediática y de movilización social que un mega-estreno de Hollywood o un acontecimiento deportivo internacional, (como es el caso del lanzamiento de un nuevo vídeojuego, esperado por millones de seguidores de una saga importante; o la comercialización de una nueva generación de vídeoconsolas).

El auge de los vídeojuegos a mediados de los 80 motivó las primeras incursiones de algunas marcas como Marlboro y/o Budweiser en vídeojuegos jugados en las popularmente llamadas “maquinitas”.

En la actualidad el advergaming ha progresado tanto, que incluso existen ya empresas especializadas en el emplazamiento de productos en vídeojuegos. Así mismo hoy en día, ya se cuentan con vídeojuegos exclusivamente centrados alrededor de una marca. Por ejemplo: un vídeojuego de carreras que destaca la potencia y alta funcionalidad de una marca de vehículos, y/o un vídeojuego de luchas en que los adversarios son unas galletas de una marca determinada.

Los advergames presentan una serie de características altamente atractivas para el anunciante:

  • Elevados tiempos de contacto entre la marca y el consumidor
  • Una participación más interactiva en el mensaje publicitario, que puede potenciar una mayor implicación con el mensaje e identificación con la marca.
  • Estructuración de la comunicación en varios niveles de profundidad.

En conclusión se puede decir que los advergames son una buena herramienta de marketing y comunicación, ya que funcionan para promocionar un producto, una organización o una idea. Son vídeojuegos que permiten una exposición continua del usuario ante la marca publicitada, el cual puede sentir de manera inmersa y discreta los valores de dicha marca.

Si usted desea saber más acerca de Advergaming, puede visitar el siguiente sitio web: Advergaming cuestiones básicas & Advergaming.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados