En Guatemala hay personas que han podido sobresalir en diferentes ámbitos, y nos han demostrado que con fe, esfuerzo y perseverancia es posible conquistar logros y hacer del mundo un lugar mejor.

Es el caso del guatemalteco Luís von Ahn, quién es autor de Captcha, así mismo del juego ESP, las cuales son sus invenciones más difundidas.

Acerca de Captcha

Captcha es una prueba desafío-respuesta utilizada en computación para determinar cuando el usuario es o no humano. La típica prueba consiste en que el usuario introduzca un conjunto de caracteres que se muestran en una imagen distorsionada que aparece en pantalla. Se supone que una máquina no es capaz de comprender e introducir la secuencia de forma correcta por lo que solamente el humano podría hacerlo.

Por ejemplo, en varios sitios web, cuando uno desea registrarse o completar algún formulario, se le solicita que transcriba una o dos palabras que se muestran en una imagen distorsionada. Además de ser una medida de seguridad para evitar que robots puedan utilizar ciertos servicios, Captcha también es un sistema en que las personas ayudan a digitalizar muchísimos textos que las computadoras no pueden entender porque la impresión es poco clara, pero que un humano si puede entenderlo.

Una máquina por ejemplo puede intentar entrar en un sitio generando claves y nombres de usuario. En un momento puede hacer miles o millones de pruebas, mientras que una persona tardaría meses o años en hacer lo mismo. Así mismo, los Captcha contribuyen a combatir el spam, evitando que robots participen en encuestas, se registren para usar cuentas de correo electrónico y/o su uso para enviar correo basura, ya que debe pasar el test antes de ser entregado.

Este invento a sido muy efectivo como medida de seguridad para comprobar que uno es humano y no una máquina que procesa datos automáticamente.

Breve Biografía de Luis von Ahn

Nació en Guatemala en 1979 (el apellido es legado del origen alemán de su padre), pero vive en Pittsburgh, Estados Unidos, donde enseña ciencias de la computación en la Universidad de Carnegie Mellon. Además trabaja para Google, la cual parece tener gusto por las innovaciones de este científico, en 2005 ya había comprado su juego ESP.

Recientemente la revista Foreign Policy lo ubicó a la cabeza de su lista de los diez nuevos rostros del pensamiento iberoamericano (mención que se suma a más de una docena de honores semejantes).

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados