¿Alguna vez te has planteado cuál es la relación entre tu reputación online y tu calificación crediticia?

Comprender y dominar el tema de tu calificación crediticia puede ser un desafío continuo, pero muy importante para cualquier persona o empresa.

La calificación crediticia es una puntuación a los créditos o deudas de diferentes empresas, Gobiernos o personas, según su calidad crediticia (que mide la probabilidad de que esos créditos sean impagados).

Es decir, la calidad crediticia es una métrica que determina las probabilidades de que una persona esté en capacidad o no, de pagar un compromiso financiero, como un préstamo.

Si tienes pensado solicitar un préstamo personal o una hipoteca, también es importante establecer un historial de empleo a largo plazo.

Pero aún si logras demostrar que eres financieramente responsable y un buen candidato para un préstamo o una nueva tarjeta de crédito, tu comportamiento online puede ser un factor determinante para calificar para un préstamo, un empleo y hasta la solicitud de una beca.

Cada vez más empresas y entidades ahora entienden el valor de los datos, y los empleadores, las universidades e incluso las empresas financieras están recurriendo a los datos que se pueden obtener en internet para recopilar información adicional sobre sus clientes y sus candidatos.

Como probablemente ya sabes, las redes sociales son una poderosa fuente de información que varias empresas -e incluso entidades de gobierno- están aprovechando para evaluar la idoneidad de una persona. 

En un taller de estrategia digital, uno de los expertos comentó: 

Las redes sociales se presentan como plataformas para conectarnos con nuestros amigos y seres queridos. Pero en realidad, son poderosas granjas de datos personales.

La información que voluntariamente publicas podría estar influyendo -para bien o para mal- en tus posibilidades de obtener un préstamo personal, una hipoteca o una nueva tarjeta de crédito sin que te des cuenta.

 

Reputación Online y tu calificación crediticia

Si solicitas un préstamo, la entidad de préstamos debe determinar cuánto riesgo asumirán si aprueban el préstamo. 

Gracias a las redes sociales, mucha de la información que buscan estas empresas está disponible en línea. 

Algunos analistas señalan que incluso las fotos de algunas compras, como la selfie cuando compras un auto nuevo o tus fotos de las últimas vacaciones, pueden dar forma a la evaluación de riesgo de la compañía de préstamos.

Todo esto te puede sonar irreal y poco probable, pero toma en cuenta que varios medios de comunicación dieron a conocer sobre la posibilidad de que el Gobierno de los Estados Unidos evaluará tu actividad en redes sociales durante los últimos 5 años para determinar si te otorgan la Visa o no.

Cuando se habla de reputación, tradicionalmente se habla de activos intangibles como las percepciones, confianza, estima, prestigio y admiración. Todos estos elementos parecen subjetivos y difíciles de medir.

Justamente aquí es donde entra el componente digital como elemento diferenciador para la gestión de la reputación. La promesa de los medios digitales consiste en la medición milimétrica de casi cualquier acción.

Es importante mencionar que de acuerdo con el último estudio de iLifebelt, 79% de los usuarios de la red en la región consideran Internet como su fuente más importante de información.  Hablamos entonces de dos ventajas en la Red: medición y preferencia del usuario.

Esperar resultados distintos implica cambiar lo que se viene haciendo y tomar decisiones, de manera que hoy es un buen día para prestar atención a la reputación online y considerar cómo cada publicación, cada actividad online, hace que nuestra reputación online y nuestra calificación crediticia sean dos elementos interconectados, en el que uno influye en el otro. 

Quiero terminar con una reflexión extraída de un artículo sobre Warren Buffet:

La reputación, así como el éxito no viene de lo que haces ocasionalmente. Vienen de lo que haces constantemente. Creo firmemente que el éxito está basado más en la consistencia que en la inteligencia. La persona que se esfuerza más, finalmente recibirá mejores resultados que la persona que intenta engañar al sistema. Trabaja duro y, al final, obtendrás ganancias.

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados