Tras fuertes críticas a sus políticas de privacidad, la seguridad de la información en Facebook está bajo la lupa y esta red social intenta combatir las spy apps.

Las redes sociales ofrecen una manera fácil y barata de mantener relaciones sociales. El incremento en el número de usuarios de Internet y redes sociales, y la facilidad con la que por estos medios es posible llevar un control y registro de su actividad y comportamiento, ha elevado las alarmas en cuanto a los riesgos de privacidad.

Facebook, como la red social con mayor cantidad de usuarios en el mundo, es una de las que más atención ha atraído, específicamente en los aspectos de protección a la privacidad.

Facebook GIF - Find & Share on GIPHY

 

El punto de quiebre: ACLU acusa a Facebook

La presión que se ejerce sobre Facebook para proteger los datos y privacidad de sus usuarios no es nueva. Durante años, esta red social ha sido el blanco de ataque de hackers y spywere. Pero la atención a esta situación se incrementó el año pasado gracias a la organización American Civil Liberties Union -ACLU-.

La ACLU es una organización trabaja “para defender y preservar los derechos y libertades individuales garantizados por la constitución y las leyes de los Estados Unidos”.

Hace unos meses publicaron un reporte en el que exponían como Geofeedia (una plataforma de análisis de contenido en redes sociales), rastreaba a los manifestantes en Baltimore y Ferguson, Missouri, a través de la recolección y el uso de datos de Facebook, Instagram y Twitter

En su publicación aseguran que instituciones policiales y gubernamentales “están adquiriendo secretamente software de espionaje de redes sociales que puede incluir a los activistas en una red de vigilancia digital”.

Es más, entre los materiales de marketing de algunas de estas agencias, se incluían mensajes que instaban a la policía a vigilar los hashtags asociados a las manifestaciones. De igual manera a etiquetar a sindicatos y grupos de activistas como “amenazas manifiestas”.

Nicole Ozer, Directora de Tecnología y Libertades Civiles de ACLU afirmava que “ahora más que nunca, esperamos que las compañías le cierren la puerta a la vigilancia y se aseguren que nadie pueda utilizar sus plataformas para señalar activistas o  a las personas por su color”.

 

La respuesta de Facebook

Ante la presión, Facebook ha salido al paso y en marzo anunciaron que actuarán para prevenir que las aplicaciones de vigilancia o spy apps puedan acceder a los datos de los usuarios.

Hasta ahora la políticas de Facebook permitían el acceso libre a las publicaciones públicas de los usuarios para los sitios que desarrollan aplicaciones y deseaban monitorear la actividad de los usuarios.

Pero ahora realizaron cambios que hacen que su política sea explícita en cuanto a su prohibición de vigilancia, tanto para Facebook como para Instagram.

Esto implica que los desarrolladores tiene prohibido recolectar datos de estas plataformas por medio de herramientas de vigilancia. Anunciaron además que tomarán acciones en contra de los desarrolladores que violen esta nueva política.

La nueva prohibición estipula que los desarrolladores, que acceda a información de los usuarios para crear aplicaciones, deben proteger la información que reciban de acceso, uso o divulgación no autorizados.

Por ejemplo, no utilizar datos obtenidos de Facebook para proveer de herramientas que se utilicen para vigilancia.

 

El futuro de la privacidad en redes sociales

Otras compañías como Twitter y Youtube han tomado acciones o adoptado políticas similares a las de Facebook. Si bien los representantes de ACLU ven positivo este cambio, consideran que el uso inadecuado de los datos tendría que haberse detenido desde mucho antes.

En opinión de múltiples expertos, estos cambios representan un beneficio para todos los usuarios de estas redes sociales. Las condiciones de privacidad serán mejoradas, lo que debería brindar seguridad que las compañías no están revendiendo datos para acceder a los usuarios, ni con fines comerciales, ni con fines de vigilancia de ningún tipo.

La mayor crítica hasta el momento respecto a estos cambios en las políticas de privacidad, se centra en que aún no está del todo claro cómo las redes sociales van a reforzarslas y garantizar su cumplimiento.

¿Hay voluntad allí, sin la presión constante del activismo, para estas reglas?” Malkya Cyril, Director Ejecutivo del Center of Media Justice.

El abogado Timothy Toohey, de la reconocida firma Greenberg Glusker Fields Claman & Machtinger, apunta a que podrían haber otras empresas que encuentren la forma de acceder a esos datos, sin necesidad de tener permisos de desarrollador.

Con el acceso a los perfiles y publicaciones públicas, alguna de estas empresas igual podría implementar algún tipo de vigilancia. Por tanto, hay quienes afirman que la controversia sobre lo que se hace con los datos de Facebook son inevitables.

Muchas compañías podrían intentarlo, porque estos datos son muy valiosos, hay quienes estarían dispuestos a pagar por ellos.  

Al final, el éxito de estas nuevas políticas se encuentra en la voluntad de Facebook para vigilar exitosamente que sea respetada y cumplida.

 

¿Es tu perfil personal en redes sociales público? ¿Sabes a cuántas aplicaciones les has dado acceso a tus publicaciones? ¿Estaría tu empresa dispuesta a pagar por información personal y específica de los usuarios de redes sociales?