La World Wide Web Fundation, en colaboración con la Embajada del Reino Unido en Guatemala, presentaron la mañana del 22 de febrero la propuesta de una Carta de Derechos de Internet Para Guatemala.Se trata de un esfuerzo, en el que por medio del ejercicio democrático participativo, se reunieron distintos sectores de la sociedad civil en 11 talleres en todo el país, que arrancaron desde noviembre de 2016.

En estos talleres se discutieron los derechos de los ciudadanos frente a las nuevas tecnologías. De esta cuenta se redactó una versión de la Carta de Derechos de Internet para Guatemala, disponible desde ya para su consulta y discusión, tanto por parte de la sociedad civil, como de las entidades gubernamentales y cualquier sector que desee aportar.

Así, Guatemala se suma a otros países que han desarrollado sus propios documentos de este tipo, tales como Italia, Francia, Brasil, Filipinas y Nigeria.

Múltiples iniciativas formaron parte del proceso, tal es el caso del Instituto Demos Guatemala, la Granja Fab Lab, Prensa Comunitaria, ODASA y la Federación Nacional de Escuelas Radiofónicas.

Las miras están en un Internet más libre y accesible para todas y todos.

“La carta no es una iniciativa de ley, es una herramienta educativa, que puede servir como marco de referencia para legislaciones y políticas públicas” -Renata Ávila, World Wide Web Fundation.

 

El contexto guatemalteco y los derechos de Internet

La tendencia mundial apunta a la digitalización, pero uno de lo más grandes retos está en la integración y el acceso a internet para toda la población.

Actualmente el 50% de la población mundial no se encuentra conectada a Internet, lo que es más preocupante aún, ha habido una serie de personas que antes estuvieron conectadas y no lo están más, debido a su falta de capacidad para costear este acceso.

En Guatemala, un país de contrastes y desigualdad, la brecha digital es grande. De entrada no se cuenta con un plan sistemático de monitoreo respecto al Internet en el país. Los datos verificables y exactos sobre el acceso anternet son inexistentes, de acuerdo con declaraciones de Renata Ávila, de World Wide Web Fundation.

Los guatemaltecos que acceden a Internet, limitan su uso para distracción y entretenimiento, y no necesariamente para el avance económico y social.

Es por eso que parte del interés en generar esta Carta de Derechos de Internet en Guatemala, es crear conciencia en la ciudadanía sobre cómo la nueva sociedad digital puede brindarles herramientas efectivas para mejorar el acceso al conocimiento, a oportunidades para el desarrollo económico, social y cultural, así como un ejercicio activo de la democracia.

En Guatemala existen múltiples emprendimientos digitales, pero se encuentran dispersos. Esta invitación a la discusión en torno a la Carta de Derechos de Internet podría ser el punto de partida para la integración.

Las prioridades que la sociedad civil estableció en la Carta de Derechos de Internet
Entre las prioridades respecto a los derechos de Internet, el primer planteamiento se encuentra en la accesibilidad.

“¿Cómo pelear por el derecho al Internet en lugares sin conectividad” -Harold Cancinos, Gerente de Operaciones en Superintendencia de Telecomunicaciones SIT

Hay regiones en el país en las que ni siquiera se cuenta con tendido eléctrico, menos es posible hablar de acceso a Internet, según Sara Fratti, abogada e investigadora, enfocada en temas de Internet y Derechos Humanos, que partició en la mayoría de los talleres.

Así pues, el acceso constante, asequible y plural encabeza la lista.

A esta se suman otros como la privacidad y derechos sobre datos personales. La libertad de expresión y el temor ante la censura. Pero también la innovación, la creatividad y la cultura.

 

La innovación y la industria

Mientras a nivel gubernamental se debe discutir el acceso a Internet como un derecho para todas y todos, a nivel comercial y de emprendimiento, la presentación de este documento deja la puerta abierta al innovación.

¿Cómo transformar la mirada que se tiene del internet, como un simple espacio de entretenimiento, a una oportunidad de negocio rentable?

En los talleres, el comercio electrónico no sólo no llegó a formar parte de las prioridades, ni siquiera fue un tema mencionado o discutido.

Aquí es donde donde habrá quienes vean un muro alto, pero otros una plataforma para la transformación y la innovación.

La transformación digital se hace necesaria, y la integración multisectorial para participar del diálogo y construir un plan a largo plazo que prepare el camino hacia una ciudadanía digital es el camino a tomar.