Evolucionar de la optimización de los motores de búsqueda -SEO- a la optimización de la experiencia de búsqueda -SXO-  es el camino a seguir.

Las compañías más exitosas siempre serán aquellas que mantengan cierta flexibilidad, que les permite un espacio considerable para maniobrar ante los cambios. Y es que el cambio es una constante en cualquier industria, en especial si hablamos del ámbito digital.

En este sentido las empresas y marcas han comprendido la importancia de la optimización de los motores de búsqueda, incluyendo expertos de SEO en sus organigramas o contrataciones outsourcing. La idea es aparecer lo más alto posible en las páginas de búsqueda de estos motores.

Sin embargo, este esfuerzo por sí mismo podría quedarse corto. La respuesta podría encontrarse en dar el salto hacia el SXO.  

 

¿Qué es SXO?

SXO es search experiencia optimization, es decir, la optimización de la experiencia de búsqueda. Esto significa ir más allá de las palabras clave, los backlinks, metadatos y otras formas de optimización de SEO, que se centran en el motor de búsqueda. Se trata de centrarse en el usuario del motor de búsqueda y la experiencia que tendrá mientras se encuentre buscando un producto o servicio.

Pensemos en función de las métricas. Cuando hablamos de de medir nos referimos a la cantidad de clics en un anuncio, cuántos usuarios se convirtieron en compradores, cuántos correos electrónicos o leads obtuvimos, la cantidad de páginas vistas, etcétera.

Aunque la herramienta que utilice para llevar el registro de estas métricas sea de otra compañía (Google Analytics de Google, por ejemplo), las mediciones son mías, de mi sitio web y mis usuarios.

Con SXO debemos dar el salto y pensar más allá de mis usuarios, concentrarnos en los usuarios de Google y satisfacer sus necesidades.

 

El SXO y los motores de búsqueda

Básicamente Google y cualquier otro motor de búsqueda, lo que quiere es proveer respuestas, aún cuando las personas no hacen preguntas específicas. Por ejemplo, un usuario podría escribir una marca de zapatos y el motor de búsqueda le mostraría lugares para comprar zapatos de esa marca, reseñas sobre esos zapatos, etc.

Mientras tu sitio ayude a Google a responder las pregunta de sus usuarios, mejor le irá en los rankings. En otras palabras, los motores de búsqueda también quieren que empieces a utilizar SXO.

Sucede que con SEO empezaron a adoptarse muchas prácticas fraudulentas. Un par de ejemplos eran el spam de links, así como incluir montones de palabras clave sin contenido de valor. Todo esto se hacía para “engañar” al algoritmo de Google y que colocara estos sitios en puestos más altos de las SERP.

Pero el algoritmo de Google está siempre cambiando, asegurándose que esto no ocurra y sus usuarios obtengan lo que están buscando de la forma más eficiente posible.

A grandes rasgos y sin ser exhaustivos, entre los elementos que toman en cuenta para saber si tu sitio web está ayudándolos a darles a sus usuarios lo que buscan se encuentran:

  • Short click: cuando un usuario regresa rápidamente a Google tras haber entrado a un sitio web. Esto no es una buena señal
  • Long click: cuando un usuario pasa más tiempo en el sitio web antes de regresar a Google. Es mejor que un short click.  
  • Pogosticking: cuando un usuario salta de ida y vuelta entre varios resultados.
  • Click-thorug rate: la relación entre la cantidad de clics que obtiene un resultado, en comparación con la cantidad de veces que se muestra.
  • Next click: en dónde hace clic un usuario al regresar a Google después de haber pasado por el proceso de pogosticking. Puede ser en otro resultado de la misma búsqueda o una búsqueda nueva.

 

Matar la búsqueda

El SEO en sí mismo te ayuda a ti a que tu sitio vaya subiendo en ranking en las SERP. Pero con el SXO puedes asegurarte de mantenerte allí, mientras ganas leads de alta calidad y usuarios satisfechos.

Dance GIF - Find & Share on GIPHY

Con SXO apuntarás a “matar la búsqueda”. Esto significa que una vez el usuario vaya a Google todo termine en tu sitio, que ese usuario no tenga ninguna razón para volver a Google y continuar la búsqueda.

Aunque es imposible controlar cuál va a ser el next click de ese usuario, si podemos influir para dirigirlo a nuestro beneficio.

Para “matar la búsqueda”, necesitamos entender por qué los usuarios están aterrizando en nuestra página. ¿Cuál fue la pregunta o necesidad que los llevó a Google en el primer lugar?

Al principio el SEO era una forma de ganar un ranking más alto, sin importar cómo se lograba. Pero a medida que los algoritmos de los motores de búsqueda se vuelven más inteligentes y han colocado en el foco central la experiencia del usuario, una estrategia de SXO se hace necesaria.

Esto no significa que se trate de una batalla en contra del SEO, porque sigue siendo un componente importante. Es más, esta es una lista de elementos a tomar en cuenta en la estrategia de SXO:

  • Search Engine Optimization -SEO-
  • Search Engine Placement
  • Content marketing
  • Relaciones Públicas
  • Optimización de la experiencia del usuario y del Markeing Funnel
  • Website Performance Optimization

 

El SXO y el viaje del consumidor

De acuerdo con un artículo publicado en The Huffington Post por Nick Chasinov, fundador de Teknicks, afirma que el asunto está en crear un viaje del consumidor único y memorable.

Sucede que el viaje del consumidor siempre está transformándose y evolucionando, por lo que él propone estos 5 pasos para asegurar la mejor experiencia posible.

  1. Realizar encuestas: ¿Quieres saber cómo fue la experiencia del usuario o de tus clientes al entrar en contacto con tus espacios digitales? Pregúntales. Implementa cambios basándote en estas respuestas.
  2. Prestar atención a la experiencia del usuario: ¿Qué haría que la experiencia del usuario fuera memorable? Hay herramientas gratuitas como Crazy Egg, que te ayudan a identificar en dónde tus usuarios están haciendo clic, cómo se mueven por el sitio y por qué se van.
  3. Producir contenidos de alta calidad: Sin importar la forma del contenido (una larga entrada en el blog, una infografía o un gif animado), debes asegurarte que represente a tu negocio como el experto en el tema y ofrezca valor. Los usuarios lo agradecerán y el algoritmo de Google lo va a notar.
  4. Estar disponible: los usuarios buscan información personalizada, eso puede requerir más que la información que ya está en el sitio. Podrías implementar chats en vivo para responder a sus preguntas.
  5. Mejora constante: la única constante es el cambio. Así como el SEO ha tenido que evolucionar, todo lo que se refiere a marketing digital lo seguirá haciendo. En tres años el panorama podría ser completamente distinto. Requerirás retroalimentación cualitativa y cuantitativa y un proceso de análisis.

 

El SXO te invita a cambiar el foco de tu atención,  ya no intentes complacer a un algoritmo, busca deleitar a los usuarios. Se trata acerca de personas y sus necesidades individuales. El no tratar a todos como que fueran iguales, la personalización te llevará lejos.