En todo equipo de fútbol existen tres tipos de jugadores: los que no quieren la pelota, los que quieren la pelota pero no deben tenerla y los que quieren la pelota y deberían tenerla. En las empresas ocurre lo mismo. Repasemos un poco cada uno de estos tres puntos.

No quieren la pelota:

Aquellos colaboradores que prefieren el status quo, se sienten bien siendo únicamente parte del equipo, ven como otros anotan goles y se llevan la gloria, a ellos no les molesta, al contrario, disfrutan jugar de soporte. No participan de las decisiones y reuniones importantes, prefieren también no hacerlo. Son más espectadores que jugadores.

Quieren la pelota pero no deben tenerla:

Se identifican por tener mucho entusiasmo pero poca capacidad. Se trata de aquel jugador que pide a gritos el balón y cuando llega a sus pies la lanza fuera de la cancha. Suelen ser individualistas. En repetidas ocasiones hacer ver la necesidad de sobresalir y apelan por la autopromoción.

Quieren la pelota y deberían tenerla:

Capacidad y entusiasmo. Este grupo posee características innatas de liderazgo y si se les brinda la oportunidad, si se les pasa el balón, lo demuestran a grandes luces. Son perfectos en el tema de pasar la estafeta. Son confiables y si se les asigna una tarea la cumplen superando las expectativas.

¿Qué tipo de jugador te consideras?

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados