Buscando un poco acerca del significado del CPC; encontré algunas definiciones:   Contador Público Certificado; Ciutadans pel Calvi (Plataforma cívico-politica); Cemento Portland Compuesto.

Y es que hasta hace unos meses yo también hubiera superpuesto cualquier significado.  Resulta ser que estas siglas, como muchas otras, se han convertido en un ícono en los rangos de costos publicitarios, resulta que son algo famosas, eso sí, no tanto como las de FB, que hasta se utilizan para medir transiciones entre generaciones:   AFB (After Facebook)  y BFB (Before Facebook).

Tanto el CPC como el  CPM hacen referencia a distintos tipos de métodos empleados para medir los costos de una campaña publicitaria online.

Si la oferta es de CPC, el anunciante paga por cada clic que consigan sus anuncios, mientras que en el caso del CPM (o enfocados en display), se establece una tarifa coste por cada mil impresiones, una tarifa fija que se pagará cada mil impactos del anuncio en cuestión.

En Google Adwords (el más reconocido sistema de CPC) los anunciantes establecen los parámetros para su campaña, desde los criterios bajo los cuales aparecerá el anuncio hasta un presupuesto máximo diario; en el caso de Google, se elige por palabras, ubicaciones concretas donde aparecerán los anuncios o intereses.  En el caso de Facebook, el CPC se establece para una segmentación concreta de perfiles y nos encontramos con costes variables.  La opción CPM, en cambio, representa unos costos fijos equivalente al total de impresiones que se deseen contratar.

La publicidad CPM favorece las condiciones de top of mind y awareness.  Es publicidad de información + recordación.  Es recomendada para publicidad de eventos conocidos y publicidad de branding.  En la publicidad CPC lo que más interesan son las acciones; que el usuario haga algo luego de ver el anuncio.

Las 2 modalidades se mezclan cuando te das cuenta que el CPC, en teoría, te da gratis el CPM, ya que pagas por los clics, pero recibes las impresiones por las cuales no estás pagando.   Ahora  bien, si logras que tu anuncio tenga una buena cantidad de clics, recibirás impresiones que igual ayudarán a tu marca.   Pero si tu anuncio no recibe muchos clics, Google o Facebook no mostrarán mucho tu anuncio, por lo que, te quedarás sin impresiones, sin oportunidades de exponer la publicidad, y posiblemente debas cambiar a un modo CPM.

Si por el contrario, tu anuncio sí recibe muchos clics, tal vez te convenga cambiar a CPM.  Es posible que pagando por las impresiones, con alta tasa de clics, los clics te salgan más económicos.

En definitiva, se trata de probar, medir y sobre todo recordar que todo es un tema de números y efectividad, por lo que la clave para decidir que le conviene a tu marca está, en la evaluación de cifras.

Por. Karly Ruiz de Ortiz

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados