Recuerdo estar siempre rodeada de momentos que realmente me hacen sentir bien. Estoy segura de que han sido parte de mi felicidad. Como las noches que pasé con amigas cantando hasta quedarnos afónicas, o las veces que me daba por poner música a todo volumen y tomar de la mano a la primera persona que estuviera frente a mí, para dar los mejores pasos de baile. Las veces que tuve la libertad de estar descalza sobre la arena y disfrutar de cada ola, sintiendo el olor a mar. Los días en familia por la terraza donde discutimos y nos reímos por todo a la vez.

Ileana Figueroa: “salir de mi zona de confort”

Uno de los momentos mágicos de mi infancia fue cuando de pequeña subía a los árboles y exploraba la naturaleza. Sentía que esa libertad era satisfactoria.

En mi juventud, aún tengo presente cuando por primera vez le dije a mi madre que viajaría sola. Ella estaba realmente asustada, no podía creer que ya había comprado el boleto de avión días antes sin contar nada a nadie. Me encontraba nerviosa y emocionada.

En mi primer viaje, por suerte, un par de amigos decidieron acompañarme. Casi perdimos el vuelo, no encontrábamos la puerta de abordaje y a mi mejor amiga se le ocurrió llevar tacones y no podíamos correr. Recuerdo haber pensado “solo esto me faltaba”. 

Un recuerdo que tengo presente es llegar a casa y encontrar a mi familia unida, tomar café todos juntos. Sin falta siempre se exponen mis comentarios locos y originales, que provocan la risa de cada uno de ellos. Esos son momentos que valen oro para mí, debo aceptar que soy la persona que más los divierte en casa y transmite esa vibra de energía.

Ileana Figueroa: “salir de mi zona de confort”

Como todas las personas he tenido situaciones difíciles y días malos. Pero me encanta siempre pensar en todos los momentos que realmente me han enseñado algo nuevo, he disfrutado y me han puesto en el lugar donde estoy ahora. 

Salir de mi zona de confort y sentir que pierdo el equilibrio, para vivir nuevas experiencias, me hace contar las mejores anécdotas para recordar. 

Ileana Figueroa

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados