Estaba en medio de una videoconferencia con Claudia Solares, la editora de iLifebelt, cuando me contó que Glenda Umaña iba a estar en la ciudad y se estaba buscando entrevistarla.

No lo dudé, no iba a desaprovechar la oportunidad de conversar con una mujer líder de la comunicación, periodista con más de tres décadas de experiencia, una de las personas más influyentes en redes sociales de Costa Rica, uno de los rostros que dio vida a CNN en español y pionera en Latinoamérica en medios digitales.

Fue así como tras una serie de correos electrónicos para intentar encontrar un espacio en su apretada agenda de periodista freelance, moderadora de foros y debates, conferencista y consultora, una mañana de marzo me encontré frente a frente con una de las personas más carismáticas a las que he tenido la oportunidad de entrevistar. Esto fue lo que me contó:

¿Por qué escogiste el camino de la comunicación? ¿Siempre quisiste trabajar en este campo?

Amo la comunicación, desde pequeña. Yo no sabía que esto era lo que iba a seguir, pero cuando era niña, en una máquina de escribir hice un periodiquito del barrio. Me encantaba contar lo que estaba pasando. Después, para una navidad recibí una grabadora y entrevistaba a mis hermanos, me gustaba todo lo que era micrófonos y entrevistas. Y ya después, al salir del colegio seguí la carrera de comunicación colectiva en Costa Rica y luego tuve la oportunidad de sacar una maestría.

Yo sigo amando esta carrera, cada vez con más pasión. Me encanta, y ahora que no estoy en CNN no tengo la misma vitrina de 50 millones de personas. Pero veo a las personas cara a cara y la proyección que te dan las redes sociales es increíble.

glenda umaña

Tienes más de 3 décadas de experiencia, la mayoría de tiempo trabajando en periodismo televisivo. ¿Qué es lo que más has disfrutado?

Poder captar los testimonios de las personas y transmitir eso a los demás, especialmente cuando hay una exclusiva. O cuando logras que las personas sean realmente sinceras, eso no siempre se puede, cuesta, pero tratas. Cuando haces entrevistas en diferentes circunstancias, ya sea por una situación de angustia personal, porque estás en el ojo público, a una persona que está presa, que es un funcionario conocido, un candidato presidencial, o porque sos una mujer increíble que tenés una historia que compartir.  Todo este tipo de entrevistas uno lo celebra. Uno siempre sigue con esa pasión de informar, pero sobre todo, ser consciente que es una profesión de servicio.

 

Fuiste parte del equipo que dio vida a CNN en español, ¿Cómo fue esta experiencia de más de 18 años?

Maravillosa, maravillosa. No tengo nada más que recuerdos positivos. Me llega al corazón cuando recuerdo coberturas impactantes de eventos históricos durante los últimos 20 años. Los más emblemáticos. Es asombroso decir “yo estuve allí para registrarlo, para contarlo”. A veces lo veo con cierta nostalgia. Un aprendizaje también. Fue una etapa preciosa que permanece en mí. CNN permanece en mí.

 

Eres una de las periodistas costarricenses más influyentes en tu país, reconocida, respetada y admirada en toda la región de Latinoamérica y por el público en español en Estados Unidos. Tienes una enorme cantidad de seguidores en redes sociales. ¿Qué significa para ti esta influencia y de qué manera la aprovechas?

Una gran responsabilidad, un honor. Uno agradece a la gente que lo sigue. Siento que es también un reto diario, y que a veces hay que calmarse, porque a veces estas con esa inquietud de “hoy no he puesto nada, tengo que reportar esto, ¿cómo lograr que la gente reaccione?, tenemos que entrevistar aquí”. Es una inquietud permanente y requiere saberse ubicar, reconocer que no puedes reportarlo todo.

Y también que no sos conocedor de como funciona todo. Hay que ir aprendiendo, tener asesoría de personas que saben, porque cada una de las redes es diferente.

Pero es una revolución maravillosa, algo muy rico que te acerca a la gente. Inclusive, parece mentira, pero muchos contratos han sucedido a través de las redes. Es curiosos porque tenemos maneras de que nos encuentren en nuestra página GUC360.com, pero me escriben solo por Facebook en mensaje privado.

Pero más que todo, es dar ese servicio y tener el feedback de la gente, que necesita expresarse, opinar sobre una problemática, o celebrar algo bonito.

Te recomendamos leer: Las mujeres más influyentes de Costa Rica en redes sociales.

 

Cuando tu carrera empezó no había medios digitales (sitios web, blogs, redes sociales, etc.), tuviste la oportunidad de ver y experimentar su surgimiento, desarrollo y consolidación. ¿Cómo ha sido este proceso desde tu perspectiva?

Me encanta esta pregunta. Recuerdo, por ejemplo la crisis en Honduras, cuando se dio el golpe de estado, que salió Manuel Zelaya y que en ese momento la gente nos escribía por email. Recibimos una gran cantidad de emails, la mitad estaba brava y la mitad estaba contenta con CNN. Antes no recibíamos ninguna comunicación.

Uno de los primeros fenómenos que pudimos medir fue cuando lograron salvar a los 33 mineros en Chile. Allí empezamos a poner mensajes, y la gente empezó a contestar, a participar. Entonces te vas dando cuenta de la maravilla que es tener un contacto directo con las personas.

Inclusive te informan. Recuerdo que hace unos ocho años hubo un apagón tremendo en Guatemala, yo estaba por salir al aire y alguien lo puso. Lo confirmamos, obviamente, pero nos llegó por un tuit, antes de que lo supiéramos de otra forma.

Es la maravilla, pero también es un arma de doble filo, hay que tener muchísimo cuidado. Pero lo he vivido feliz, con intensidad, porque gracias a eso yo no sentí un cambio radical cuando salí de CNN, porque seguí comunicada con la gente, seguí reportando. La primera noticia que reporte, recuerdo bien que fue la reanudación de las relaciones políticas entre Estados Unidos y Cuba, que fue una noticia importantísima a finales del 2014.

 

glenda umaña

Hablando de medios digitales, el año pasado presentaste tu propio proyecto, GUC360. Háblanos de este emprendimiento.

Se llama Glenda Umaña Comunications 360. GUC360 surgió precisamente por esa necesidad de ir más allá de las redes sociales, porque ya se estaban quedando cortas. Mi yerno es artista gráfico y publicista, fue él quien me sugirió que ampliamos el proyecto.

Al principio no estaba muy convencida, pero todo lo que sea periodismo me encanta. Así que ahora está allí y tenemos colaboradores de diferentes lugares, tenemos artículos, vamos a introducir más videos. Lo que sí sigue siendo un desafío, y lo digo abiertamente, es el apoyo económico de compañías y empresas. Eso cuesta mucho. Como es algo relativamente nuevo, las empresas no están aún acostumbradas a pautar de esa manera.

 

Vivimos ante un fuerte movimiento a nivel mundial que busca el reconocimiento, respeto y acceso a oportunidades en condiciones de equidad para las mujeres en todos los ámbitos, incluido el profesional. Desde tu campo del periodismo, ¿cómo lo has vivido?

He notado el cambio. Sobre todo un cambio en uno mismo, un cambio de actitud. Cuando yo comencé en televisión era como un adorno, parece mentira. Y me sentía incómoda, pero no sabía cómo expresarlo, cómo cuestionar el porqué las entrevistas las hace solo el hombre y no las hago yo también, esas cosas.

En CNN nunca sufrí ese tipo de situaciones, al contrario, había igualdad. Pero al salir de CNN y empezar a participar en conferencias, movimientos y en distintas actividades, y escuchar a tantas mujeres.

Cada persona es diferente, hay muchas mujeres que son felices quedándose en la casa, que es un trabajo muy duro que requiere de mucha administración y creatividad. Pero hay otras que tienen inquietudes, a necesidad de proyectarse profesionalmente y hay que apoyarlas.

Muchas de ellas necesitan de nuestro apoyo, de nuestras palabras de inspiración. Pueden estar en nuestra misma familia, en nuestro barrio, esperando que alguien le diga “vos podés hacerlo”. Hace falta más mujeres apoyando mujeres.

 

¿Qué oportunidades abre el mundo de los medios digitales para las mujeres desde tu perspectiva?

Los medios digitales no solo nos han abierto oportunidades a las mujeres, nos estamos adueñando, ¿no te parece? Creo que como nosotras tenemos esa gran capacidad de hacer muchas cosas al mismo tiempo, esto y la tecnología nos ha permitido tener esa facilidad de cumplir con diferentes roles. Por ejemplo, acceder a información de una manera más directa, reportar cosas que antes no eran reportadas.

Pero no solo desde el periodismo, sino desde todos los ámbitos. Te doy un ejemplo, una de mis hermanas es como una chef, ama la cocina, pero también es una persona de fe. Entonces combinó estas dos cosas y creó un programa que se llama “Recetas de Fe”, y sale los viernes en vivo.

Ella es una mujer de hogar, que escogió quedarse en casa y eso la hace muy feliz. Pero ahora también quiere una proyección profesional. Ella hace sus delicias en un espacio pequeñito, y haciendo lo que le gusta, a través de este mundo digital, ella se está proyectando.

Hay funcionarias que no tienen la misma visibilidad, que quieren contar algo y lo pueden hacer con los medios digitales, lograr cercanía con la gente a la que representan. Muchas veces le tenemos miedo, pero más bien se trata de aprovecharlo.

 

¿Qué mensaje le darías a las mujeres que buscan proyectarse profesionalmente desde los medios digitales?

Lo primero es capacitarse. Desde lo básico, aprender que cada red funciona diferente, identificar cuál es la que más me conviene para lo que yo quiero hacer. Para eso necesitas una asesoría, con ustedes puede ser, ¿no?.

Luego, tener la tecnología adecuada, que yo fallé un en eso al principio. Mi yerno, que sabe mucho de esto, me ha asesorado. Tener el equipo ideal es importante, pero también saber manejarlo, para lo que se necesita tener aliados.

Para quienes quieren aparecer directamente, deben tener capacitación, aprender cómo hablar frente a una cámara, cómo manejar espacios, digamos. Son cosas que son muy importantes.

 

¿Qué podemos esperar de Glenda Umaña en el futuro? ¿Es tu presencia en medios digitales una prioridad?

Sigue siendo, no cierro las puertas. Además de los medios digitales, nuestra empresa se llama Glenda Umaña Communications Services, ofrecemos varios servicios. Estoy trabajando como conferencista en temas de mujeres, vamos a estar en Perú, estuvimos en Costa Rica, en República Dominicana y Guatemala.

También en capacitación para periodistas. Es toda una gama, no solo como reportera freelance, sino también de moderadora de foros y analista. Es una etapa emocionante, porque siempre tenemos algo diferente por aprender y conocer, para seguir trabajando con pasión. Sí me gustaría tener como un programa fijo, vamos a ver si en algún momento se puede retomar eso.

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados