Entre las más recientes actualizaciones al algoritmo de Facebook se encuentra el priorizar las “reacciones” por encima de los “me gusta”. ¿Por qué?

En septiembre de 2015, el CEO de Facebook, Marck Zuckerberg, dio declaraciones acerca del trabajo que este gigante de las redes sociales estaba realizando en torno al botón “no me gusta”, ampliamente solicitado por sus usuarios.

Al final no se trató de un botón de “no me gusta” como tal, sino una serie de “reacciones”, cuya intención era permitir a los usuarios reflejar cómo se sienten en realidad sobre las publicaciones de sus contactos, sin escribir absolutamente nada. Exactamente como lo había hecho hast entonces el botón “Me gusta”.

Estos nuevos botones, que ahora son tan populares, fueron creados para cumplir la función del botón “No me gusta” de una forma más amplia y completa, permitiendo al usuario expresarse de forma más abierta, incluyendo emociones como: me encanta, me divierte, me asombra, me entristece y me enfada.

La elección de las “reacciones” fue fruto de un extenso estudio a los usuarios globales de esta red social y cómo reaccionan de manera similar ante ciertas circunstancia de la vida diaria de sus contactos, páginas de interés o marcas preferidas.

En octubre de 2015 se empezaron a implementar gradualmente, en áreas de países como Irlanda y España. Para febrero del siguiente año ya se habían implementado globalmente.

 

Las “reacciones” por encima de los “me gusta”

Durante el primer trimestre de 2017 trascendió la noticia que el algoritmo de Facebook estaba siendo modificado para priorizar las reacciones por encima de los “Me gusta”.

La razón detrás de esta actualización en el algoritmo es la premisa de que a los usuarios les importan más las historias a las que reaccionan, por encima de las que simplemente les gustan, que sienten una conexión más fuerte con ese contenido. En otras palabras, el “engagement” es mayor.

Así, en la búsqueda constante de mantener una excelente experiencia para el usuario, Facebook busca mostrar este tipo de publicaciones con mayor frecuencia en la sección de noticias.

 

El por qué del peso de las reacciones

El botón “me gusta” es muy fácil de usar, un solo clic del mouse o un toque con el pulgar son suficientes. Sin embargo, la gran queja de los usuarios era que este botón carecía de la capacidad de mostrar empatía. El pulgar hacia arriba se usaba lo mismo para una foto de una persona anunciando su graduación, que en una noticia relacionada con alguna muerte.

Las reacciones vinieron a cambiar eso, mostrar empatía ahora es posible. Sin embargo, esto tiene implicaciones, tanto para las marcas como para los usuarios. Esta son las más relevantes de acuerdo con Business Insider:

 

Una “reacción” requiere más tiempo que un “me gusta”

Tanto en el móvil como en la PC, es necesario dejar presionado el botón “me gusta” para poder acceder a las opciones de reacciones disponibles. Por supuesto, Facebook interpreta este tiempo y esfuerzo “extra” (es mínimo, pero significativo) como un “engagement” mucho más alto.

 

Las reacciones tienen el mismo peso ante el algoritmo de Facebook

Estas modificaciones hechas al algoritmo de Facebook no toman en cuenta el tipo de reacción al momento de priorizar el contenido de la sección de noticias.

Es decir, no importa si una publicación obtuvo más corazones que caritas enfadadas, ambas reacciones tienen el mismo valor, porque lo que pesa es que el usuario eligió reaccionar, esto implica que la historia es significativa.

La razón también tiene que ver con la experiencia del usuario, es la forma en la que Facebook garantiza que no va a saturar las noticias con publicaciones basadas en una sola reacción, sino que desplegará historias de todo tipo, combinando las 5 reacciones.

 

Las marcas podrían llegar a monetizar nuestras emociones

Esto aún no es una realidad, en ningún momento Facebook ha indicado que las marcas podrían segmentar y lanzar anuncios dirigidos basándose en las reacciones de los usuarios.

Sin embargo, el desarrollo de este tipo de forma de segmentar la audiencia parece ser una movida inteligente, que permitiría a Facebook incrementar sus ventas en publicidad.

Por mucho que apelar a las emociones pueda llegar a interpretarse como una invasión de la privacidad, los usuarios de la red social ofrecerían este tipo de información de manera voluntaria.

Tener un conocimiento más profundo de las respuestas emocionales de los usuarios es más valioso de lo que podría llegar a ser un simple “me gusta”. Este tipo de publicidad sería mucho más eficiente y poderosa.

 

Y tu marca ¿qué está haciendo para generar más reacciones?


Actualizada el 5 de septiembre de 2017.

 

1 Comentario

  1. antonio

    Muchas veces Una palabra de aliento vale mas que cien “me gusta”…(Antonio Pedrosa….

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados