En los últimos 10 años, las relaciones laborales han sufrido una constante metamorfosis. Analizamos cómo está cambiando el trabajo bajo la influencia de la tecnología y algunos cambios sociales.

En la última década hemos sido testigos de cómo la tecnología está cambiando la forma en que trabajamos, la forma en que nos comunicamos.

Pero además de los avances tecnológicos, el entorno laboral está experimentando algunas tendencias notorias que son producto más bien de cambios sociales y no tanto de la tecnología.

Estas son algunas de las tendencias sociológicas de cómo está cambiando el trabajo

 

Cómo está cambiando el trabajo: El aspecto ambiental

 

Diseño de interiores

Primero, en los últimos años, el diseño de interiores se está posicionando como una expresión del branding de las empresas, pero también como un mecanismo de atracción y retención de talento (y clientes).

Gráficas de muro para una de las plantas de Allied Global.

Cada vez más es usual encontrar oficinas con mesas de ping pong, billar, dispensadores de caramelos, incluso hay algunas con hamacas y bean bags.

Las agencias de publicidad y las startups son las que característicamente tienden a plantear estas tácticas en sus ambientes.

Sin embargo, más allá del aspecto visual ¿Ofrece algo significativo para las personas que trabajan allí todos esos elementos del diseño interior?

 

Todos Juntos, pero ¿revueltos?

Otra tendencia en los ambientes de trabajo que surgió hace unos diez años fue el diseño de las oficinas abiertas, en donde los departamentos están todos juntos, en un gran salón y los escritorios están agrupados más o menos por equipos.

Si bien la idea es crear ambientes colaborativos, una investigación señala que esta tendencia podría causar más daños que beneficios para las empresas.

cómo está cambiando el trabajo

La revista Harvard Business Review llevó a cabo una investigación sobre ambientes de trabajo y encontró algunos datos interesantes:

El diseño de oficina abierta es uno de los culpables de asaltar nuestra privacidad. El mayor enfoque en el trabajo colaborativo significa que rara vez estamos solos.

Por otro lado, la omnipresencia de los dispositivos móviles significa que siempre estamos disponibles.

A la luz de estas presiones, no es sorprendente que la cantidad de personas que dicen que no pueden concentrarse en su escritorio haya aumentado en un 16% desde 2008, según menciona dicha investigación.

Así mismo, la cantidad de personas que no tienen acceso a lugares tranquilos para hacer un trabajo concentrado ha subido un 13%.

No debería importar donde la gente hace el trabajo, siempre y cuando estén enfocados y trabajen eficientemente todos los días.

 

El fenómeno de la subcontratación

Otro fenómeno social que nos permite analizar cómo está cambiando el trabajo es la tendencia de limitar el número de empleados.

Este fenómeno que ya se volvió tendencia en la región (si no es que a nivel mundial) es que las empresas están adoptando cada vez más el modelo de subcontratación, en el que se le paga a un profesional por un servicio específico, en vez de contratarlo para un puesto.

Este nuevo modelo supone beneficios para ambas partes. Por un lado, las empresas se liberan de la obligación de pagar un sueldo y prestaciones.

Por otro lado, el profesional puede calendarizar el trabajo a su conveniencia y trabajar desde donde quiera.

Si se maneja bien, este modelo de trabajo le permite al profesional, tener a la empresa como cliente, y por lo tanto, tiene la posibilidad de tener más clientes.

Esto plantea un cambio cultural en el concepto del trabajo. Y no digamos la influencia de la tecnología en este cambio de paradigma.

Esta frase de Randall Cruz resume bien cómo está cambiando el trabajo gracias a la tecnología:

Lee también: La Brecha de aspiración en la tranformación digital.

 

Brian de Haaf menciona algunos beneficios de trabajar remotamente:

 

1. Productividad

Sin distracciones en la oficina y una mayor autonomía, los trabajadores remotos tienen la libertad de hacer más cosas.

Una encuesta llevada a cabo en Estados Unidos demuestra cómo está cambiando el trabajo según los propios profesionales que no trabajan en una oficina.

El 65% de los trabajadores dijeron que el trabajo a distancia daría un impulso a su productividad.

Otro 86% dijo que trabajar sólos les permite alcanzar la máxima productividad.

 

2. Trabajo en equipos digitales

A pesar de la distancia, los trabajadores remotos forman los mejores compañeros de equipo. Esto es porque esa distancia demanda más comunicación.

Sin poder apoyarse en la proximidad física, los trabajadores remotos deben comunicarse entre sí con frecuencia y con un propósito.

Esto lleva a una mayor colaboración y fortalece las amistades.

Un asombroso 92% de los trabajadores dice que la colaboración de video realmente mejora su trabajo en equipo.

 

3. Presencia ajustable

La vida de la oficina está llena de ausencias: trabajadores que llaman por teléfono o se escabullen temprano para ocuparse de asuntos personales o llegar a un evento a tiempo.

Pero los trabajadores remotos no necesitan poner excusas. Como no están atados a una oficina, pueden diseñar su día de trabajo para cumplir con las demandas de sus vidas.

Si una persona necesita ocuparse de un trámite personal, puede manejarlo rápidamente sin perder un día de trabajo.

Esto finalmente hace que los trabajadores remotos estén más presentes para su trabajo y equipo.

Así es como los factores sociales y tecnológicos están cambiando la forma en que concebimos la idea de trabajo. ¿Es posible imaginar un futuro de empresas sin empleados? Quizás no estemos tan lejos de esa realidad.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados