En la mitología griega, el rey   Pigmalión, decidido a no enamorarse nunca, talló la estatua de una mujer hermosa. Su obra reflejó tal belleza que acabó enamorándose de ella. De esta leyenda se desprende el término “Efecto Pigmalión” como una analogía de la escultura y el elogio a un trabajo bien hecho.

En temas de motivación se utilizan los tipos de Efecto Pigmalión; positivo y negativo. El primero se refiere al aumento en la autoestima de una persona, lo cual genera resultados positivos. Por el contrario, el negativo, produce fracaso antes de cualquier intento.

¿Qué tiene que ver esto con Marketing Online? Más de lo que parece. El éxito de una campaña radica en cómo el equipo de trabajo la percibe ¿la ven como innovadora?, ¿funcional?, ¿segmentada?, o ¿desde el inicio se deja entrever que no obtendrá los resultados esperados?. Por otro lado, puede que la sobrevaloremos y no se alcance a ver las deficiencias que podría presentar.  Tanto la sobre como la infravaloración de una campaña pueden llegar a ser un problema. En el balance y ubicar las cosas en su justa dimensión está el camino hacia un proyecto relevante.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados