El Big Data ha subido a la cima de la agenda corporativa de manera unánime. Los datos suponen la promesa de transformar la forma en la que muchas compañías hacen negocios, logrando mejoras en el desempeño que serán indiscutibles.

Según la Revista Forbes los datos están creciendo más rápido que nunca, y para el año 2020 alrededor de 1.7 megabytes de información nueva serán creados cada segundo para cada ser humano en el planeta.

 

Para entonces, nuestro universo digital acumulado de datos crecerá de los 4.4 zettabyets que existen hoy, a alrededor de 44 zettabytes, ¡Lo que son 44 billones de gigabytes!

 

Cada instante que pasa creamos nuevos datos. Al punto de que somos capaces de realizar 40.000 consultas de búsqueda cada segundo (solo en Google), lo que suma unas 3.5 búsquedas por día, y 1.2 billones de búsquedas por año.

 

Así que es evidente que estas herramientas han abierto nuevas vías de ventaja competitiva que ya no podemos negar. El problema está en que muchas empresas aún no tienen idea de cómo proceder respecto a ellas.  

 

No están seguros de que sus organizaciones estén preparadas para los cambios requeridos al implementar el Big Data, y muchas empresas todavía no han aprovechado plenamente las capacidades de los datos y el análisis que poseen actualmente.

 

En varias ocasiones te hemos hablado de los beneficios que aporta el Big Data, y hemos sido enfáticos en decir que los datos están ahí para facilitar tu vida. El día de hoy te queremos compartir algunas consideraciones sobre el camino a seguir cuando de los datos y la información se trata.  

 

El Big Data bien utilizado tiene la capacidad de transformar el desempeño de tu empresa.

 

El Big Data es para todos

 

El Big Data ha recibido muchísima difusión durante los últimos años, y hoy hemos logrado comprender un tanto más los beneficios que pueden obtenerse de él. Hace unos años podías intuir que había muchos datos disponibles y que seguramente podrías hacer algo con ellos.

 

Si piensas que quizá te has quedado atrás porque ves que todo el mundo maneja una cantidad enormemente absurda de información, y que al mismo tiempo está haciendo grandes cosas con ella, no debes preocuparte, aún hay tiempo para subir a este barco.

 

Si se presta atención a las ventajas que obtienen las compañías de utilizar datos y análisis en materia de precios, atención al cliente, y segmentación, los beneficios del Big Data son de por sí evidentes.

 

Si consideras que te has quedado atrás porque no sabes cómo moverte o qué datos son relevantes para ti, podríamos decirte desde ya que: TODOS. O bueno, casi todos. Hay que saber diferenciar, ya que por supuesto que hay grandes empresas basadas en enormes cantidades de datos.

 

Ahí tienes a Amazon, Google, o Bloomberg. La actividad toral de estas empresas se basa en los datos, y extraen muchas oportunidades de ellos. Es probable que este no sea esencialmente tu caso.

 

Mi punto es que cuando se habla de datos no tienes porque ser una de estas compañías para tenerlos, administrarlos, y saber qué hacer con ellos. La clave es centrarse en las grandes decisiones para las cuales si tuvieras mejores datos, tendrías mayor capacidad de predicción.

 

La otra clave es enfocarte en aquellos datos que sean relevantes para tu empresa. Aquí un video publicado en 2014 que ya vaticinaba la capacidad del Big Data para encontrar nuevas relaciones y oportunidades de venta.

 

 

Con el Big Data hallarás mejores respuestas

 

Hemos establecido entonces que el Big Data es para todos sin excepción, desde una aerolínea que busca optimizar sus operaciones, y un banco que desea averiguar cómo mejorar su servicio al cliente, hasta un restaurante que necesita que las preocupaciones de sus clientes ayuden a definir su estrategia.

El Big Data nos asiste en todo esto. El truco es ser capaces de usarlo.

 

Cambia tu empresa con el Big Data

 

Entonces, ¿Cuál es el factor de éxito clave para explotar el análisis de datos? Podemos resumirlo en tres aspectos:

 

Datos: Consiste en la utilización de información interna y externa para darte una visión más amplia de lo que está sucediendo en tus propias operaciones y en tu industria. Hay dos tipos esenciales de datos.

 

Los datos internos constituyen el tipo de información más común utilizada para el análisis, y hacen referencia a los datos que provienen de la empresa. Este tipo de datos permiten a las empresas comprender mejor sus resultados y las ideas que podrían conducir a un crecimiento futuro.

Los ejemplos incluyen: datos de clientes, datos de ingresos y métricas de conversión.

 

Los datos externos se refieren a datos que han sido obtenidos a través de fuentes externas a la empresa. Como por ejemplo publicaciones de la industria, o datos censales que se obtienen con periodicidad. Este tipo de información te permitirá saber contra qué te enfrentas en términos de retos y competencia. 

 

Transformación: Consiste en convertir esos datos en los modelos que vas a implementar, de manera que se transforme tu empresa en términos de su enfoque al consumidor. 

 

Modelos:  El modelado es el resultado de esa transformación, y tiene que ver con el uso de los datos para obtener ejemplos factibles que puedan ayudarte a predecir mejor, o permitirte optimizar tus prácticas de una manera más efectiva en el marco de tu industria.

 

Se trata de herramientas sencillas para optimizar tus estrategias. Transformar tu empresa para aprovechar los datos y la analítica es quizá la parte más difícil. El problema a corto plazo si has logrado desarrollar un nuevo modelo que predice u optimiza es, ¿cómo conseguir que todos los colaboradores de tu empresa lo usen?

 

Eso es siempre una cuestión de entrenamiento constante. El reto a mediano plazo es ¿Cómo puedo hacer esto en una escala más amplia? Para esto necesitas personas en los puestos clave que tengan un sentido agudo de tu negocio, y que se sientan cómodas con el análisis de datos.

 

Si alguien es bueno en el análisis de datos pero no tiene esta sensación para el negocio específico, tomará decisiones ingenuas. Si se está cómodo con la sensación del negocio pero nunca se echa mano del Big Data, se dejan muchos cabos sueltos por ahí que tus competidores sí van a poder explotar.

 

Enfocarse en pequeños cambios

 

Hay varias cosas que debés hacer sí o sí. Lo primero es la necesidad de enfocarte. Y lo que quiero decir con enfoque es que si tienes 10 cosas que hacer, no trates de cambiar las 10 cosas a la vez. Trata de cambiar 2 o 3 cosas.

 

Centrarse en pequeños cambios es parte del éxito. Y por centrarse me refiero a mejorar ahí donde está el mayor apalancamiento económico del negocio. Lo segundo es que debes crear una herramienta de análisis que respalde tus decisiones y en la que tengas absoluta confianza.

 

En el momento en que lo hagas simple y comprensible, entonces la gente comenzará a utilizarlo, y sólo entonces tomará mejores decisiones. Si tu empresa tiene 60 colaboradores y sólo 10 de ellos conocen el método, entonces será difícil que logres un cambio sostenible.

 

Puede que no tengas 60 colaboradores, quizá tienes más, quizá tienes menos, pero es posible que llegues a tener miles algún día, así que de cualquier modo asegúrate que cada uno de ellos se sienta cómodo con el análisis de datos.