En la actualidad, para que un negocio logre salir adelante requiere de presencia digital. Para gestionar y optimizar estos canales será necesario voltear la mirada hacia la analítica digital.

Los datos pueden ser tus amigos, ellos te indican cuál es el suelo más firme para pisar, en dónde se te escapan las oportunidades y a establecer asociaciones de cosas que a primera vista podrían aparentar no tener relación alguna.

En el caso específico de tu estrategia digital y de marketing, la analítica digital es un componente indispensable, que debe acompañarte en cada etapa del proceso. Te ayudará a tomar mejores decisiones, basadas en evidencia, que te llevarán a obtener mejores resultados.

Te recomendamos leer: 3 herramientas de analítica social para 2017

 

¿Qué es la analítica digital?

La analítica digital es la recopilación y análisis de datos recogidos por herramientas de medición, sobre la interacción de los usuarios en tu espacio digital, generalmente el sitio web, pero también aplicaciones e intranets, por ejemplo.

Es muy importante resaltar que la recopilación de datos en sí misma no te servirá de nada, se requiere de un correcto análisis. Para lograrlo tendrás que tener objetivos definidos y establecer tus unidades de medición.

Lo común al hablar de analítica digital es que se asocie a métricas como la cantidad de visitantes al sitio web, visitantes únicos y la tasa de rebote, por mencionar algunos. Todo esto es muy útil para comprender el desempeño del sitio web, pero a nivel de marketing los datos deben ser un tanto más profundos.

Medir el ROI (retorno de la inversión), puede ser verdaderamente difícil. ¿Como saber si determinada campaña fue la responsable de ciertas conversiones? Para empezar debemos establecer KPIS.

 

KPIS: key performance indicators

Los KPIS, o indicadores clave de desempeño, son números que permiten medir la eficacia de cada acción que se toma en tu sitio web, basándose en objetivos y metas.

Por ejemplo, si uno de tus objetivos es generar X número de conversiones con tráfico directo, necesitarás conocer cuántos clientes están llegando a tu sitio de esta forma, un KPI será cómo las personas están accediendo a tu sitio.

La idea es que al analizar y contrastar distintas variables, estés en la capacidad de responder preguntas tales como: ¿cuántas visitas generadas por SEO necesito para lograr una venta?

Para lograrlo se requiere de trabajo en equipo entre los distintos departamentos de la empresa, así como generar una cultura de recolección de datos.

 

Captación y análisis de datos

La única forma en que la analítica digital te permita tomar las mejores decisiones es si los datos están disponibles. Las herramientas de recolección de datos generan informes que deben estar disponibles al momento de desarrollar estrategias.

Recuerda: la analítica digital se basa no en los datos de tu sitio per se, sino en rastrear el comportamiento del cliente potencial. Esto porque intentas conocer la eficiencia de tus distintos esfuerzos de marketing y no solo de tu sitio.

Los datos pueden llegar a ser abrumadores, algunas personas podrían paralizarse y sentirse incapaces de tomar decisiones tras verlos. Por eso son tan importantes los KIPS, porque guían el análisis. En lugar de perderte en un océano de números, puedes compartimentar por objetivo, departamento o campaña.

Con toda esta información disponible, se inicia el proceso de generar nuevas estrategias o modificar las ya existentes, ejecutarlas y seguir captando datos para evaluar y volver a iniciar el ciclo.

El valor real de la analitica digital no se encuentra únicamente que el encargado de marketing de la empresa le demuestre a su jefe el valor de sus acciones, sino de mejorar y optimizar el desempeño de todos los esfuerzos de marketing.